YA NO

Ya no.

Ya no ronroneará de placer sobre mi pecho hasta altas horas de la madrugada.

Ya no se sentará paciente sobre la tapa del bidé cada mañana, mientras me ducho, solo esperando la caricia matutina; sus buenos días.

Ya no pedirá hasta la saciedad que le abramos la ventana para salir al jardín y “croquetear” en sus dominios.

Ya no. Ya no se hartará de paciencia soportando los juegos incansables de su compi Iskandar que tanto lo echa ahora de menos.

Parece difícil de creer, pero nuestro Suri ha dejado un vacío difícil de disimular.

Un compañero de piso fantástico; cariñoso y juguetón hasta sus últimos días. Noble y leal como nunca antes pude ver en un felino. Grande y con un porte distinguido que le regaló la descendencia de su raza: Bosque de Noruega; así como un pelaje que ha todos llamaba la atención.

Nuestro Suri se ha ido con la clase que lo caracterizaba. Casi sin hacer ruido. No queriendo molestar y regalándonos los últimos instantes de su vida. Una vida saludable; hasta que la vejez, ese incuestionable momento que a todo ser vivo le ha de llegar, lo fue apagando hasta que su energía se disipó en la última mañana de septiembre.

Te echaré de menos amigo… pero ya no; ya no te lo podré decir a ti.

Descansa en paz y gracias por todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.