VIENTOS DE PONIENTE

 

Sopla fuerte el viento de la tarde. Dueño del aire que respiro, aturde mis sentidos insistentemente. Silva hasta chillar. Un quejido en el ambiente, solidario con un país que se desmorona. Caras raras, mentes idas en buscar y no encontrar. Palabras que se gravan en nuestra memoria, palabras nunca oídas o ignoradas: recesión, recorte, desalojo…

Veo un mundo mejor lejos, no en la distancia, sino en el tiempo. Ratas trajeadas que se esconden y barajan con nuestro futuro. Su nombre:” los mercados”. Su moral: inexistente.

La humanidad, ovejas descarriadas delante de espejos trucados. Vemos lo que quieren que veamos. Sabemos lo que manipulado nos quieren contar. Nos creemos libres, sal de la senda y cuéntame como te va.

Es necesario un cambio de actitud, de mentalidad, de prioridades. Demasiados humanos para sobrevivir a nosotros mismos. Tendremos lo que nos merecemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.