UN REGALO

Se acerca. La distingue a lo lejos. Su caminar es decidido, seguro; como sus ideas; siempre claras.

Como una brisa en el bochorno absoluto, aparece y disipa su ansiedad. Hace unos instantes que el amanecer lo sorprendió mirando el horizonte en busca de un futuro merecido, pero a la vez tan difuso como la neblina que da paso al alba. Su tono rosáceo le recuerda el rostro de su amada tras el placer acabado de sus escasos encuentros amatorios, cuando extasiada de placer solo sonríe y se abanica con la mano mientras intenta disimular el temblor de sus piernas.

Y no entiende que el regalo es ella. Que la vida le sonríe desde que en su vida apareció como por casualidad en una noche que nunca debió terminar.

-No creo en la casualidad-, le dijo. Y ella miró para otro lado no queriendo rebosar de esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.