RENDICIÓN

Definitivamente nos hemos rendido.

Sí. Da igual la cumbre del clima de Madrid y la del año que viene en Glasgow. Es indiferente el  clamor universal de los que no podemos tomar las decisiones.

 La lección de sentido común de los más jóvenes se pondera y magnifica de cara a la galería y se ridiculiza en privado.

Nadie se fía de nadie. Detrás del gran problema universal que a todos nos afecta, y, en mayor medida a los más pobres, y por ello más susceptibles de sufrir mayores desastres a muy corto plazo, está la desconfianza. Por la pérdida de poder; del equilibrio económico que mantienen los poderosos; y por tanto del control. Están cegados por la ambición. El gran mal del ser humano, y por desgracia, en consecuencia, de todo ser vivo que habita la tierra.

Que sí. Nos hemos rendido. Lo que realmente importa es estar preparados para lo que inevitablemente va a ser una realidad. Los responsables directos de la situación: EEUU, China, Rusia y la India, se mantienen al margen de cualquier iniciativa capaz de resolver o , al menos, paliar lo que ya está sucediendo, para seguir enriqueciéndose mientras se descojonan desde el palco. En el campo, más de 80 países de segunda división juegan un partido amañado cuyo empate a cero ya se había cerrado entre bambalinas.

No tenemos remedio. Será que lo hemos interiorizado. Será que nos motiva la autodestrucción; la curiosidad por ser testigos del caos y la destrucción de la tierra. Será que como el 98% de las especies del planeta a lo largo de su existencia, nos ha llegado la hora de la extinción.

Sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.