LECTURAS DE VIDA

toma yaDenostadas sensaciones contradictorias en versos anodinos e intangibles. Fracturas etéreas que amilanan los excéntricos sonidos de mis letras en cada renglón de mi versado diario.
En la cima de la cresta de cada hoja, repaso mi vida ortográficamente, y, como cuando rectifico mis manuscritos, faltas escondidas se cobijan y me evitan. Se guardan un sutil y enigmático as en la manga que solo aflora cuando meses después, de nuevo, me releo con la mente despejada y la mirada serena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.