BUENOS DIAS

080320081354Me levanto y disfruto del sol que brilla desde primera hora de la mañana. La temperatura es estupenda. Un regalo de este otoño que tan caluroso comienza.

Despierto a mi chica. Hay que disfrutar del día.

                Nuestro coche, protegido del sol, queda estacionado en un ensanche del camino, muy cerca de la carretera, una vez dejado atrás el pantano de Revenga. Nos adentramos en un chaparral por una pista de arena. Jaras y zarzamoras se asoman a nuestro paso. El terreno se inclina, pero no demasiado. El camino rodea una gran finca con caballos. Un perro, quizá un labrador, descansa plácidamente cobijado a la sombra, pues el sol empieza a calentar de verdad. Apenas levanta la cabeza cuando nos acercamos. El camino asciende un poco más y gira a la derecha bordeando zonas amplias de pastoreo. Al rato, hemos de abrir una de esas vayas a base de palos y alambres que encierra a unas treinta vacas. Parecen sorprendidas de tener compañía. Nos observan indiscretas, cuando atravesamos su rebaño rumbo al pinar cercano, a los pies de la ladera del monte que tenemos en frente. Detrás, en lo alto, descansa impertérrita “La Mujer Muerta”. Las encinas van desapareciendo, y los pinos, más numerosos, nos regalan sombra. Muchos árboles y ramas secas entristecen un bosque descuidado y moribundo. Seguimos ascendiendo hasta topar con una pista asfaltada, la cual decidimos recorrer un rato. Así lo hicimos hasta divisar el pantano de Revenga desde lo alto. Aquí el pinar crece en follaje y número de árboles. Los helechos dotan de un verde especial los claros del bosque. Pequeños senderos se abren a ambos lados, como brotes de la rama de un árbol. Me pica la curiosidad, pero hoy no tenemos tiempo para investigar nuevas rutas.

Reconocemos el lugar, así que decidimos recorrer con más tiempo esta pista cualquier otro día. Aunque seguro que será más abrigados.

Regresamos raudos por el mismo sitio y aprovechamos los minutos que tenemos de margen para recolectar moras que se ofrecen a ambos lados del camino, cerca ya del lugar donde estacionamos nuestro vehículo. Contentos regresamos al hogar.

caballo

 Es lunes, hay que trabajar, pero de este modo lo haré más relajado, y, sobre todo, de mejor humor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.